Luego de asistir a la misa en memoria de su esposa, Lula podría entregarse a la justicia

El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, quien no se entregó ayer por propia voluntad en el plazo que había fijado el juez Sergio Moro para empezar a cumplir su condena a 12 años y un mes de cárcel por corrupción en Curitiba, participará esta mañana de una misa en memoria de su esposa Marisa Leticia, quien murió el año pasado, y podría entregarse luego.

La misa se realizará en el Sindicato de Metarlúrgicos del ABC, en São Bernardo do Campo, en San Pablo, donde Lula está alojado desde el jueves por la noche, horas después de que el magistrado Moro ordenara su detención.

Anoche, la Policía Federal anunció que no ejecutaría la orden de prisión y aclaró que mantenía conversaciones con voceros del máximo líder del Partido de los Trabajadores (PT) sobre cuándo y cómo se realizará la eventual detención.

Agregar Comentario