Sorprende la producción vitivinícola en Torquinst

vinos_torquinstLa Bodega Saldungaray, ubicada en la ciudad del mismo nombre, desarrolla la producción vitivinícola desde el 2003. Su titular, Marcela Parra, destacó las bondades de la empresa familiar y resaltó a BA noticias que “fue sorprendente encontrarnos con una calidad muy alta en una viña muy joven”.

“Comenzamos a partir de una propuesta que nos hacen mis padres agrónomos. Todo empezó por un paseo de ellos, que cuando estaban acá, advirtieron la similitud con regiones vitivinícolas de otros lugares del mundo como Francia, Italia, Sudáfrica, y no tanto con la región cuyana”, contó Parra.

Sobre la producción, subrayó que la bodega está “produciendo vinos y comenzamos también con la producción de espumantes, champagne y en todos los casos con éxito”.

“Encontramos que nuestro pinot noir tenía un comportamiento que nos daba a pensar que si lo champagnizábamos, íbamos a obtener muy buena burbuja, muy buena espuma”, relató.

Bodegas Saldungaray elaboró el primer champagne de la provincia de Buenos Aires en el año 2010 y esa experiencia la posicionó también en el circuito vitivinícola de Mendoza.

Destacó también que “en un primer ensayo, con el apoyo de muchísimos champagneros de Mendoza muy tradicionales, que nos decían que teníamos un producto diferente, esas son palabras de aliento para continuar”.

Al mismo tiempo, señaló que trabajan con ocho cepas que son “sauvignon blanc, chardonay, pinot noir, malbec, merlot, tempranillo, cabernet sauvignon, cabernet franc”.

“Nosotros queremos trabajar con vinos jóvenes, vinos espumantes y ahora empezamos a trabajar con los vinos de guarda prolongada, cuando el viñedo alcanza la adultez es cuando se empieza a hacer este otro trabajo”, reveló.

En ese sentido, agregó que pretenden “mejorar año a año la calidad de los vinos y la identidad. Nos interesa que se note que son de acá y que ofrecen algo distinto, por eso tratamos de seleccionar, aquella cepa que nos parece tienen un plus en esta zona”, subrayó.

“Es una zona que se trabaja bien con todas las cepas para regiones frías, como pueden ser el pinot noir, el cabernet franc, sauvignon blanc. El chardonay que es una cepa que típicamente se da en regiones cálidas acá se comporta de una manera diferente, aparece algo mucho más cítrico en los vinos, aparece súper interesante y hay que ser abierto a eso, ver que a veces hay variaciones que pueden favorecer mucho”, indicó.

Respecto a la producción y venta de los productos, Marcela Parra expresó que trabajan “con el mercado interno, vamos a vinotecas y restaurantes de la provincia de Buenos Aires y llegamos a algunos lugares de Córdoba, Santa Fe, Río Negro, Chubut, Neuquén y Mendoza”.

Además, dijo que si bien han pensado en exportar sus productos, “siendo que trabajamos con poco volumen nos resulta un poco engorroso, deberíamos quizás asociarnos con otras bodegas para tener un mayor volumen para exportación”.

“Pero también nos enganchamos en lo que es vino rural y la gente compra mucho en la bodega. Eso también nos generó expectativas por otro lado”, finalizó.

Agregar Comentario