Mauricio Macri visita un Congreso con el que intentará buscar consensos y evitar confrontaciones

Cuando desde la oposición comenzaban a insinuar que Cambiemos no le daría mucha actividad al Congreso durante 2018, los debates instalados en la opinión pública lograron el efecto contrario: días antes de que Mauricio Macri iniciara el período ordinario de sesiones, el Parlamento ya tenía en agenda la legalización del aborto y la polémica sobre la atención médica gratuita a los extranjeros, que se extendió hasta la educación.

Estos dos temas ya permitirán que se generen cruces acalorados, protestas y negociaciones que ayudarán a recordar lo sucedido en diciembre con las sesiones extraordinarias, cuando el  debate por la reforma previsional se desmadró y le costó al Gobierno una importante caída de la imagen.

Pero al no tener el oficialismo la necesidad de que se aprueben estos temas -como sí la tenía con la reforma jubilatoria- desde el Ejecutivo ya bajaron la línea a sus legisladores de que hay “libertad de acción”, por lo que episodios como los que se vivieron en diciembre en las calles difícilmente vuelvan a ocurrir.

Pero más allá de esto, la Casa Rosada tiene otros frentes que combatir en el Congreso y son a los que les hablará Mauricio Macri en su discurso de hoy. Porque desde que la Cámara de Diputados se convirtió en la voz de los gobernadores peronistas con el bloque Argentina Federal, sumado a la llegada de Cristina Kirchner al Senado -que implicó la ruptura con Miguel Ángel Pichetto- y el acercamiento del Frente Renovador (ya sin Sergio Massa) al kirchnerismo por las jubilaciones, la mesa chica del Presidente -y él mismo- entendieron que lo que suceda en el Congreso este año puede ser fundamental para las elecciones 2019.

Una prueba de esto fue la vigilia que hicieron Marcos Peña, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Rogelio Frigerio en la Cámara baja el día de la reforma previsional.

Agregar Comentario