Debate por los recortes de facultades para las policías municipales

reforma-policiaEl oficialismo bonaerense buscó ayer que el Senado apruebe la próxima semana el polémico proyecto de creación de las Policías locales.

La gestión incluyó un almuerzo que el gobernador Daniel Scioli ofreció a los senadores del oficialismo, quienes habrían deslizado la posibilidad de que la iniciativa se transforme en ley en la próxima sesión.

La idea del gobierno provincial es que el proyecto, aún cuando sigue generando resistencias entre algunos intendentes del FpV, logre la aprobación rápidamente en el Senado.

La iniciativa, aún cuando logró avanzar en Diputados, sigue rodeada de fuertes tironeos. En primera instancia, sectores del propio oficialismo rechazan algunas reformas introducidas por sectores del ultra kirchnerismo que recortan margen de maniobra a la nueva fuerza y, en consecuencia, a los propios intendentes que serán sus jefes. Pero también, algunos de esos cambios estarían afectando a la actual Policía bonaerense, según advierten incluso legisladores de la oposición.

“La averiguación de antecedentes es fundamental para las tareas preventivas”, sostuvo el diputado massista Mario Giacobbe. Y agregó: “quitarle atribuciones a la Policía está en línea con la pretensión del kirchnerismo de avanzar en un Código Penal que reduce las penas”.

También quedaron bajo la lupa otras modificaciones como el traspaso de dependencias de la Bonaerense (comisarías y distritales) a las comunas y la prohibición de que los policías municipales puedan portar el arma e intervenir también fuera del horario de servicio.

Pero el aspecto más polémico pasaba ayer porque se terminaba prohibiendo demorar a una persona para identificar, cuando hoy esa potestad es de hasta 12 horas y con inmediata comunicación a la Justicia.

“En la discusión de facultades y prohibiciones de una policía municipal, subrepticiamente podaron una facultad de otra policía y que obra en otra ley sobre la cual no estábamos discutiendo”, cuestionar desde el Frente Renovador.

La estrategia del gobierno provincial, que busca tener la ley cuanto antes, pasa por lograr un tránsito rápido del proyecto por el Senado. Y una vez con la norma aprobada, ver si a través de la reglamentación o algún veto parcial se podía atender el planteo de los jefes comunales. Se buscaría, así, disipar algunos de los alcances y limitaciones que el kirchnerismo duro le introdujo al proyecto.

Esa posibilidad fue incluso deslizada antenoche en la Cámara de Diputados mientras se desarrollaba el debate, por algunos funcionarios de Seguridad que acompañaban a Granados. Pero ahora para el gobierno bonaerense, la prioridad pasa porque el proyecto pase sin mayores demoras por el Senado.

El oficialismo decidió en el Senado convocar el martes a un plenario de comisiones en busca de llevar el proyecto al recinto el jueves.

Agregar Comentario