Economía complicada

El segundo semestre no luce bien. Los números de la actividad económica en abril pero especialmente en mayo ya empiezan a mostrar un franco deterioro. Pero todo se profundizará a partir de los números de junio, porque ya impactó de lleno la devaluación y el fuerte aumento de las tasas de interés, que provocaron una fuerte disrupción en la cadena de pagos.

¿Será capaz el Gobierno de dar vuelta esta clima extremadamente negativo? Hoy parece casi imposible, pero tampoco está dicha la última palabra ni mucho menos. Los dólares del FMI ayudarán para hacer frente a los vencimientos de deuda. Pero los mercados no creen que alcance sólo con esa ayuda: el Bonar 2020 rinde ya un 6,35% anual en dólares y el 2024 paga arriba del  7,5% anual, cuando a principios de año apenas llegaba al 5%. Ambos títulos obviamente vencen después de que finalice el actual mandato presidencial.

También se darán más señales de austeridad, la principal tarea que tiene en sus manos el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. El problema es que todo parece descansar mucho más en la licuación que genera la inflación (por ejemplo en los gastos de salarios del sector público) que en medidas concretas. Incluso el nuevo ministro de Energía, Javier Iguacell, ha planteado concretamente la necesidad de avanzar más lento con el ajuste tarifario, es decir suavizar la eliminación de subsidios.

La economía, por supuesto, no ayuda para entusiasmar a nadie. Se vienen meses de caída del consumo, de la industria y de la inversión. También se mantendrá alta la inflación a pesar de la merma de la actividad. Y las tasas de interés siguen por las nubes ante las dificultades del Gobierno para dominar el tipo de cambio.

Será clave que el equipo económico logre en las próximas semanas romper el círculo vicioso luego de un semestre para el olvido. Es la última chance para que Macri pueda enfrentar las elecciones en un clima de reactivación económica. Claro que esa incertidumbre electoral siembra todavía más dudas entre los inversores. Y contra eso no hay nada que se pueda hacer.

Agregar Comentario