Dancing Mood en Bahía Blanca

Llega a Bahía Blanca la gran banda argentina de ska, reggae y calipso. Se trata de Dancing Mood, un grupo que combina reggae y ska con el típico jazz de los años 50 a través de diversos instrumentos de vientos.

Dancing Mood estará presentando Non Stop, un disco triple que contiene 47 canciones y que cuenta con invitados de lujo: Gaz Mayall, Winston Francis, Pauline Blck, Dorin Sheffer, Rico Rodriguez, Denis Wowell, Janet Kate y Sandra Cross.

El show será el sábado 17 de noviembre a las 21:00 hs. en Club Olimpo (Sarmiento 52). Las entradas anticipadas están a la venta en Tribal (Local 31, Galería Plaza) y en Panelli (O’Higgins 250).

Dancing Mood se formó en Buenos Aires a comienzos del nuevo milenio en marzo del 2000 por iniciativa del trompetista Hugo Lobo, quien supo plasmar mejor que nadie las enseñanzas de los jamaiquinos Skatalites, su grupo de cabecera, y combinar el reggae y el ska con las armonías y el humor del jazz de los años 40 o 50 en una Big Band liderada por vientos.

Nacido en cuna de músicos, desde los cinco años tocaba la batería, en el conservatorio estudió piano y a los 15 se decidió por la trompeta. Embelesado por la música que venia escuchando desde chico, pasó de Quincy Jones a Henry Manzini, de Rubén Blades a Héctor Lavoe, The Specials a Madness, el ska, el reggae, el soul, la salsa el jazz, todo influenciaba a su atracción por los vientos.

Estudioso de los estilos, pronto supo fusionar un Duke Ellington con un Delroy Wilson o un Burt Bucharach con un Count Basie o un Gillespie con un Parker y convertir así cada show en una celebración más allá de los géneros y empuñar su trompeta y disparar standards, coreados y apogeados por multitudes.

La experiencia a pesar de su juventud de haber tocado y grabado en muchísimas bandas del circuito nacional (Viejas Locas, Callejeros, Satelite Kingston, Riddim, Turf, Ataque 77 , Mimi Maura, Todos tus Muertos ,Intoxicados, Damas Gratis y una veintena más ) y de su amor por las big band lo llevó más lejos y acopló una banda sinfónica.

Cada uno de los arreglos para la orquesta corre por cuenta de Hugo Lobo; bajo el complejo camino de lo instrumental, cada pasaje refleja la algarabía del buen ska.

Todo esto es Dancing Mood un caso único dentro de la escena del “rock nacional”.

Un comentario

  1. emiliano
    lunes 29 de octubre de 2012

Agregar Comentario