El Presupuesto 2019 ya es ley

El objetivo del Gobierno es lograr el “déficit cero“, lo cual implicará un recorte de cerca de 300 mil millones de pesos, de los cuales 200 mil los hará la Nación y los 100 mil restantes las provincias.

Uno de los puntos salientes de la norma es que proyectaron un dólar promedio a USD 40,10, un crecimiento económico (PBI) negativo de -0,5% y una inflación del 23%. Además, el gasto primario insumirá $3.431.746 millones para atender las necesidades del Estado. De ese total, la administración gubernamental se lleva el 4,9%, los servicios de defensa y seguridad, el 5,5%; los servicios sociales, el 77%; los servicios económicos, el 12,5% y los servicios de la deuda pública, el 0,2%. La asignación para las prestaciones previsionales (ANSES) es de $1.437.859 millones e incluye la liquidación de jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares.

Las metas fiscales, en tanto, prevén un déficit fiscal primario de 2,7% del PBI en 2018 y de ahí en adelante una reducción del déficit primario que alcance el equilibrio fiscal (0% del PBI en 2019), hasta llegar a un superávit fiscal de 1,0% del PBI en 2020.

Con respecto a la transferencia de los subsidios al transporte urbano de la Nación a las provincias, uno de los temas más discutidos por su implementación, se resolvió crear un fondo de $6.500 millones “destinado a asistir en la transición” y “evitar saltos” en las tarifas. La distribución estará a cargo del Ministerio de Transporte: 5 mil millones será de forma automática y los restantes 1500 millones será teniendo en cuenta los desajustes que presenten ciertos municipios.

Además, se destinaron refuerzos presupuestarios para el Conicet ($500 millones), INTA($500 millones), Secretaría de Cultura ($500 millones), Sedronar ($100 millones), y Plan de Lucha contra la Violencia de Género ($30 millones adicionales).

En las retenciones, se reduce del 33% al 30% del tope de derechos de exportación a la soja; se mantiene el 12% para el resto de los productos. El plazo se mantiene hasta el 31 de diciembre del 2020.

También, durante la discusión en Diputados, se eliminó el artículo 53, que habilitaba al Poder Ejecutivo a reestructurar la deuda pública “según las condiciones imperantes del mercado financiero”. Se mantiene la ley vigente de Administración Financiera, que indica que a través de estas operaciones se debe lograr un mejoramiento de los montos, de los plazos o de los intereses.

Y la ley tiene, por primera vez e impulsado por el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, una exención del impuesto interno a las bebidas espumantes.

Agregar Comentario